Quién diría que podemos encontrar referencias a la Semana Santa manchega de la época tardorrenacentista incluso en obras literarias tan destacadas como el Quijote. Lo hacemos en la parte I (Episodio XII) en el que Cervantes narra la aventura del hidalgo sorprendido por una estación de penitencia en medio del camino y, de repente, por “un triste son de una trompeta que a lo lejos se oía” . Un sonido que anunciaba la llegada de una imagen con un grupo de nazarenos pues “resultó ser la trompeta de unos disciplinantes que iban en procesión...”